Permítame presentarme. Soy Joseph Maximus Browne. Verás que mis pies están plantados en dos culturas: el estilo de vida estadounidense de la ciudad de Nueva York donde vivo ahora, y la patria de la isla caribeña de mi padre, donde crecí.

A la edad de doce años, ya había visitado todas las parroquias, distritos y comunidades de Grenada, incluyendo las islas de Carriacou y Petite Martinique bajo los programas de “Meet the People Tour”. Allí fui testigo de primera mano cómo las familias buenas lucharon para hacer frente a los costes de vida y necesitaban una mano amiga.

Mi padre era empleado del gobierno granadino como técnico de proyección de películas y técnico de sistemas de megafonía y tuve la suerte de haber sido empleado por la “Unidad de Radiodifusión del Gobierno” para desempeñar los mismos deberes que mi padre y agradezco haber trabajado Al lado de mi padre y aprendido de él. También he experimentado el lado legal de la vida donde fui testigo de un crimen y tuve que comparecer ante el tribunal. A partir de esos años formativos, desarrollé un fuerte sentido de tomar la iniciativa, siendo un jugador de equipo y sabiendo que las recompensas del trabajo duro y la determinación de poner uno “por delante del juego”.

Terminé mi educación en los Estados Unidos. Dentro de los tres meses de mi inscripción en la escuela, fui promovido del 7mo al 9vo grado. Después de la escuela secundaria, estudié Ingeniería Eléctrica durante aproximadamente un año, y durante ese tiempo aprendí algo que cambiaría mi vida – la ingeniería eléctrica NO fue para mí!

En cambio, viajé a ampliar mis horizontes aún más. Mientras escuchaba a las personas que conocí, me sentí obligado a ayudarles a encontrar soluciones a los problemas que enfrentaban. Durante este tiempo, descubrí que sobresalía no sólo creando sino actualizando ideas innovadoras que ayudaban a las personas a llevar una vida mejor.

Comencé mi primer negocio en 1982 y más tarde inventé un producto llamado Maximus System / 2 en 1995. Ese mismo año compití en un show llamado Inpex (reconocido mundialmente) y gané la Mejor Innovación en Seguridad. Al año siguiente fui invitado a Hungría para el 100 aniversario de los inventores de Hungría. Dos años después inventé otro producto llamado Easy to Reach y tenía una patente pendiente.

Mi siguiente innovación fue Koowi, que comenzó como un pequeño negocio basado en el hogar y se ha convertido en una empresa de servicios de gran alcance. Yo acuñé la palabra Koowi, lo que significa rápido, al combinar partes de dos palabras. El nombre es ahora patente y marca registrada, y aunque Koowi fue originalmente asociado con la calefacción, la empresa se ha diversificado.

Desde la infancia, siempre he sido un apasionado de ayudar a la gente y este deseo ha sido mi fuerza motriz para tener éxito en ayudar a las personas a vivir la vida que quieren y merecen llevar.